La tranculturación de Ortiz y Rama

Como hemos visto en el texto anterior, el concepto de la¨transculturación” fue principalmente planteado por el antropólogo cubano Fernando Ortiz y su texto “contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar“. Rama se acerca al tema de la cultura hispanoamerican a través de la literatura. La primera parte del libro habla de los problemas culturales y literarios surgidos con el proceso de modernización del siglo XX. Se puede distinguir la transculturación de Ortiz a la de Rama en el punto siguiente: Ortiz mencinó que en la tranculturacióm hay proceso de de-culturación. En cambio, Rama enfatiza en la selectividad, en que los elementos de las otras culturas(y de la cultura propia) se pueden seleccionar y reelaborarlas como por ejemplo: El impacto transculturador europeo de entre ambas guerras del siglo XX no incluía en su repertorio al marxismo y sin embargo éste fue seleccionado por numerosos grupos universitarios de toda América, extrayéndolo de las que Taynbee hubiera llamado fuerzas heterodoxas de la cultura europeo originaria. Más aún, podría decirse que la tendencia independentista que hemos señalado como rectora del proceso cultural latinoamericano, siempre ha tendido a seleccionar los elementos recusadores del sistema europeo y norteamericanos que se producían en las metrópolis, desgajándolos de su contexto y haciéndolos suyos en un riesgoso modo abstracto. Según el autor hay tres niveles del proceso de transculturación: Lengua, estructura literaria y cosmovisión. Asimismo, Rama da ejemplos de narradores de tranculturación porque según él el narrador es como un mediador en dicho proceso como Rulfo y García Márquez, lo que afirma la estrecha vinculación entre el arte y la sociedad.

Por otro lado, en la segunda parte se habla de la zona sureña peruana asi como la andina. En dicha área el proceso del modernismo poético fue lento. Sin embargo los años cincuenta formaron un progreso tangible para el indigenismo a través de las novelas de Arguedas por ejemplo a pesar de que siempre la figura del indio era negativa porque nunca habló, sino hablaron por él. Otro punto interesante es cuando Rama menciona la diferencia entre la literatura indigenista e indígena y que la literatura indigenista es mestiza mientras que la indígena existirá cuando los propios indios la escriban.

Se puede deducir que para Rama la cultura hispanoamerica se caracteriza por el dinamismo, ya que combina la cultura hispanoamericana del pasado con el modernismo exterior.

Las preguntas que deseo plantear son las siguientes:

-¿La transculturación será válida para los otros géneros literarios como la poesía y el teatro? En este caso,¿ cuál sería la diferencia entre la tranculturación narrativa y la poética por ejemplo?

– Rama mencionó que Rulfo usó el lenguaje popular en sus obras. Pero¿Sería posible publicar obras en lenguas indígenas?(Casi todos dicen que no). Pero quisiera saber ¿por qué no? Creo que negando escribir con dichas lenguas entra todavía en el círculo de la exclusión de ciertos pueblos, ¿no

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to La tranculturación de Ortiz y Rama

  1. R. Baptista says:

    Hola Doaa, muy claro y preciso tu análisis. Me gusta que retomas los conceptos principales y los expones de forma elocuente y nítida. Por otro lado, sí hay literatura escrita en lenguas indígenas y mucha además. Por ejemplo, en las comunidades tarahumaras, ellos tienen sus libros en rarámuri y en castellano (en lo relativo al sistema educativo), claro la tendencia apunta a la desaparición de la lengua ( además los libros solo traducen la información de un sistema de pensamiento “diferente” al Tarahumara, por lo que ya estamos contribuyendo hasta cierto punto a un proceso translingüístico. No solo es necesario escribir en sus lenguas sino escribir sobre sus cosmovisiones también. Por el lado de la Literatura me parece que es donde hay una esperanza mayor de sobrevivencia, pues mucha de la literatura (sobretodo poesía) está escrita en rarámuri. Lo cual tiene dos filos: por un lado la resistencia de la soberanía de la lengua, por el otro, el uso de la lengua como una forma de “originalidad-vanguardia” es decir como un recurso retórico no como un proceso antropológico secuencial sino impostado.

  2. caselles says:

    y sigue la reflexión sobre la segunda de tus cuestiones:
    las lenguas indígenas son en su mayoría orales, por lo que el mismo hecho de querer escribirlas es un proceso de modernización (http://www.elfinanciero.com.mx/index.php/sociedad/14194). Cuando se escribe un cuento en lengua náhuatl, por ejemplo, se utiliza el sistema de escritura alfabético occidental. De esa manera, se produce inevitablemente una homogeneización (o normalización) que, además, podría estar encadenando linealmente lo que puede no ser visto como causal según su propia cosmovisión (lo que sugiere también René)… De ahí el conflicto: por un lado se quiere mantener viva una cultura (lo cual parece que sólo se puede lograr por medio de la expresión escrita) para preservarla ante el avance modernizador; pero, por otro, se cae inevitablemente en la igualación de lo que quería ser distinto. La escritura entonces viene a funcionar como rasero igualador, que las hace capaces de competir en el sistema capitalista.
    http://www.oas.org/oipc/espanol/documentos/MexicoProgramaLenguasliteraturaindigenas.doc – 08/19/2004

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s